Cómo es realmente la atención médica para una persona transgénero

 

Cada vez que Alex Freeman, joven de 22 años y miembro de la comunidad transgénero, busca atención médica, debe prepararse mentalmente para batallar contra la confusión y los cuestionamientos o errores que pueden poner en peligro su vida.

 

Hace dos años, mientras se sometía a una intervención quirúrgica de alto nivel, Freeman, de New Brunswick (Nueva Jersey), dijo que se le identificó erróneamente como un hombre cisgénero, a pesar de que estaba en el hospital por una operación relacionada con su condición de transgénero.

Más recientemente, mientras intentaba recibir tratamiento para un eczema, Freeman dijo que tuvo que buscar atención después de que su dermatólogo no estuviera seguro de cómo interactuarían los posibles medicamentos con su terapia hormonal para cambiar de género.

"El doctor no tenía malas intenciones, pero [el dermatólogo] se sentía confundido", dijo Freeman, recién graduado de la Universidad de Rutgers. "Me sentí muy desesperanzado". Freeman, quien comenzó su transición el verano anterior a su primer año de universidad, dijo que ir al médico le produce tanta ansiedad que, en algunos casos, evita ir por completo.

"Incluso ir al ginecólogo es algo que sólo he hecho una vez", dijo. "Mis dos abuelas tuvieron cáncer, pero yo prefiero no ir, lo cual es peligroso".

Como miembro de la comunidad transexual, personas cuya identidad de género difiere del sexo que se les asignó al nacer, Freeman no es la única persona que se siente discriminada al buscar atención médica, según los datos.

Entre las más de un millón de personas transgénero de Estados Unidos, casi un tercio afirma que se les ha negado la atención médica o que han sido acosadas por los profesionales de la medicina por ser transgénero, según la Encuesta de Transgéneros de Estados Unidos del 2015, publicada por el Centro Nacional para la Igualdad Transgénero.

Una encuesta anterior, publicada por el NCTE, descubrió que casi la mitad de las personas transgénero han tenido que guiar a sus médicos para recibir la atención que necesitan. A su vez, muchas personas transgénero dejan de buscar atención médica, dicen los expertos.

"Estamos tan acostumbrados a pensar que los médicos tienen todas las respuestas, que cuando vamos y nos encontramos con estas incertidumbres, nos da temor". He tenido que esforzarme mucho y ser resiliente para continuar avanzando y dejar de disculparme por ser una paciente difícil, porque en realidad, no hay nada de lo que disculparse".

La discriminación puede presentarse de muchas formas

Para Naomi, quien es una mujer transgénero de 22 años con sede en Ann Arbor (Michigan), la ansiedad que le produce ir a la consulta del médico proviene de las microagresiones, los autodenominados " golpes", a los que dice enfrentarse con frecuencia.

Recuerdo que fui al médico por calambres en el estómago y, después de sentarme con el médico y examinarme, tacharon la palabra "mujer" en mi ficha y escribieron "hombre", dijo. "Recuerdo que volví a sentir que era un recordatorio más de: "aún no eres mujer".

"Otros médicos me han dicho: '¿Cuál es tu nombre legal?', después de decirles que me llamo Naomi", dijo, refiriéndose a su nombre de preferencia. "Eso es lo último que necesito oír".

La discriminación a la que pueden enfrentarse las personas transgénero en los hospitales y las consultas médicas puede venir desde el médico, quien puede suponer que cualquier problema de salud está relacionado con la identidad de género del paciente, hasta el personal de recepción, que puede cuestionar o utilizar un nombre o pronombre equivocado para el paciente, según Sara E. Wiener, LMSW, directora del Programa de Servicios Integrales de Género de Michigan Medicine.

"Oigo a pacientes que dicen: 'Cuando fui a la sala de urgencias de tal o cual sistema hospitalario, no me tocaron. Se pusieron más pares de guantes. No querían mirarme. Usaron mi nombre de nacimiento y no mi nombre de preferencia y me sentí como un monstruo", dijo. "Este es el tipo de cosas a las que se enfrentan las personas transgénero y más".

Para las personas transgénero, que ya se enfrentan a índices desproporcionados de discriminación y violencia y a mayores índices de problemas de salud mental, experimentar la discriminación en el sistema de salud es doblemente devastador, según Wiener.

"Cuando las personas acceden a la atención médica, se encuentran en una situación vulnerable, hay algo que no está muy bien", dijo Weiner. "Así que estar en una situación vulnerable y luego ser discriminado es muy doloroso y realmente no se olvida".

Dado que ser transgénero está tan relacionado con el cuerpo, un examen o revisión aparentemente rutinario por parte de un médico, puede venir cargado de ansiedad, según Aydin Olson-Kennedy, LCSW, directora ejecutiva del Centro de Género de Los Ángeles.

MÁS: La batalla por los derechos de los transexuales ante las decenas de proyectos de ley propuestos en todo el país

Para muchas personas transgénero, incluido él mismo, lidiar con la discriminación manifiesta, como el hecho de que se les asigne un género erróneo, es a menudo más fácil de sobrellevar que los prejuicios más sutiles y las microagresiones a las que se enfrentan con tanta frecuencia, "es increíble cuando no sucede", explicó Olson-Kennedy.

Él recordó un incidente en el que un técnico de salud, que le hizo una prueba cardíaca durante la cual vio las cicatrices de la cirugía superior de Olson-Kennedy, habló durante toda la prueba sobre su oposición a la atención para cambiar de género para los jóvenes transexuales.

"Eso es mucho más difícil de afrontar que si yo hubiera entrado y ella me hubiera asignado el género femenino", dijo. "Es la carga emocional y psicológica en la interpretación de las cosas lo que es más difícil".

Las personas transgénero también pueden sufrir más o menos discriminación en los centros médicos sólo por su aspecto. Incluso, experimentan menos discriminación si siguen las normas de género, como es el caso de La'Nae Grant, de 37 años residente de East Orange, Nueva Jersey, que se sometió a una cirugía de cambio de género hace siete años.

"Odio que yo pueda hacer ciertas cosas que ciertas mujeres transgénero no pueden hacer por el simple hecho de tener un aspecto diferente", dijo. "¿Cómo puedes ser parcial cuando estás viendo un cuerpo, una persona?".

Las personas transgénero como Grant, quienes comparten sobre sus interacciones con los proveedores de servicios médicos, señalan que son privilegiadas como personas trans por el simple hecho de tener acceso a la atención médica. 

Los adultos transgénero tienen más probabilidades de no estar asegurados, de enfrentar barreras relacionadas con el coste de la atención médica y de tener bajos ingresos en comparación con los adultos cisgénero, según un análisis publicado el año pasado por la Kaiser Family Foundation.

La atención médica que se brinda a los transexuales podría ser una grave amenaza para la salud pública

La discriminación a la que dicen enfrentarse las personas transgénero cuando buscan atención médica rutinaria, se produce en un contexto en el que cada vez más estados adoptan medidas para restringir el acceso a la atención de afirmación de género, especialmente para los jóvenes transgénero.

Inclusive a medida que la comunidad transgénero crece, esta discriminación sigue presente. El número de cirugías de afirmación de género se multiplicó por cuatro en un lapso de 14 años, según un estudio de 2018 publicado en el Journal of the American Medical Association.

El Dr. Ian Tong, director médico de Doctor On Demand y profesor clínico adjunto de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, pide a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) que declaren la atención que se brinda a los transexuales como una grave amenaza para la salud pública, al igual que hizo con el racismo a principios de este año.

Además de las grandes lagunas de datos en la investigación que ya existen para las personas transgénero, la mayoría de las facultades de medicina ofrecen actualmente entre tres y cinco horas de educación sobre la atención a las personas LGBTQ, según Tong, quien dijo que los estudiantes de medicina necesitan ser formados no sólo en competencias clínicas, sino también educados en el prejuicio implícito, los pensamientos que reafirman los estereotipos y que pueden impedir el tratamiento.

También se puede hacer más, según Tong, para asegurarse de que los pacientes transgénero puedan ver a más médicos que también sean transgénero. Él señaló que la visibilidad "tiene un impacto real para que las personas visiten la consulta de un médico y sientan la confianza de que serán bien atendidas".

Los estudiantes de medicina y los médicos transgénero y de género no binario son una pequeña minoría, y reportan haber enfrentado barreras durante la formación médica, incluyendo el estigma, la discriminación y tener que ocultar sus identidades, según una encuesta de 2019 publicada en Transgend Health.

MÁS: Jazz Jennings dice que ha aumentado "sustancialmente" de peso debido al trastorno por atracón

Olson-Kennedy dijo que no se trata solo de cuántas horas de educación reciben los proveedores médicos, sino también de lo que se les enseña y la forma en la que tratan a los pacientes, lo que incluye tomarse más tiempo.

"Si lo que estamos haciendo es formar a la gente para comportarse de una forma determinada y no hablamos con la gente sobre el cambio de los sistemas de creencias reales, entonces seguiremos perpetuando el ciclo sin tener resultados", dijo. "Tenemos que pensar en formas alternativas en las que [los médicos] puedan interactuar con las personas [transgénero]".

Para muchos miembros de la comunidad transexual, los médicos que afirman su género se encuentran a través del boca a boca, de foros en línea y, más recientemente, de empresas que ponen en contacto a los pacientes con médicos competentes desde el punto de vista cultural y clínico. Encontrar médicos como estos es difícil según el lugar donde viva la persona, señaló Colin Quinn, cofundador y director general de una de estas empresas, Included Health.

"Lo que encontramos a menudo es que puedes encontrar un proveedor que es muy cálido y está dispuesto a atender a la comunidad [transgénero], pero puede que no tenga la competencia clínica para hacerlo", dijo Quinn. "En ciertas partes del país, nos damos de cabezazos contra la pared para encontrar proveedores".

Aunque la pandemia del coronavirus dificultó aún más el acceso a una atención médica competente para las personas transgénero en muchos sentidos, también trajo un rayo de esperanza gracias a la rápida adaptación de la telesalud, que ha ayudado a las personas a acceder a la atención de afirmación del género independientemente de su ubicación, según Quinn, quien señaló que la telesalud no es en absoluto la solución a las barreras a las que se enfrenta la comunidad.

Los principales grupos médicos, como el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos y el Colegio Americano de Médicos, han publicado guías completas para la atención a los transexuales sólo en los últimos años. Estas abarcan desde los detalles clínicos de la atención de afirmación del género hasta el tratamiento de los pacientes transexuales con dignidad y respeto.

Compre y compare planes de seguros de salud ahora mismo >


Este artículo fue escrito originalmente por Katie Kindelan en GMA.

Comentarios