Estudios revelan que las vacunas reducen a la mitad las probabilidades de padecer COVID-19

 

La vacuna reduce a la mitad las probabilidades de padecer de COVID a largo plazo




Una nueva investigación realizada en el Reino Unido es una de las primeras en examinar el riesgo potencial de experimentar síntomas persistentes tras un caso de COVID-19 en personas vacunadas, un fenómeno que suele conocerse como covid de larga duración. El estudio sugiere que las personas vacunadas que se infectan tienen 50% menos de probabilidades de experimentar síntomas duraderos que las no vacunadas. Es importante destacar que esta disminución del riesgo se suma a la protección contra cualquier síntoma del COVID-19 que la vacunación ya proporciona.

Los datos de esta nueva investigación, publicada el miércoles en The Lancet Infectious Diseases, proceden del Estudio de Síntomas COVID: un proyecto de larga duración que ha tratado de darle seguimiento a la propagación de la pandemia con una aplicación móvil gratuita, a través de la cual se anima a las personas en el Reino Unido a informar de cualquier síntoma similar al covid-19 que experimenten y otros detalles relevantes. Entre los que se incluyen si han dado positivo en la prueba del virus, así como su estado de vacunación. La aplicación se puso en marcha en marzo de 2020 y, según se informa, cuenta con unos 4,5 millones de usuarios únicos. En el Reino Unido, la gente tiene acceso a las vacunas desarrolladas por Pfizer/BioNTech, Oxford/AstraZeneca y Moderna.

Los investigadores compararon los resultados de aproximadamente un millón de usuarios que afirmaron estar parcial y/o totalmente vacunados con un grupo de control de usuarios no vacunados. Hasta julio de 2021, unos 8.000 de estos individuos vacunados afirmaron haberse infectado de forma confirmada (menos del 1% de la muestra total), y solo unos 2.000 informaron haberse infectado una semana o más después de la segunda dosis. En comparación con los no vacunados y los infectados, las personas vacunadas fueron significativamente menos propensas a reportar que necesitaron hospitalización, reportaron no tener síntomas con más frecuencia, y reportaron tener menos síntomas en promedio cuando se enfermaron. Sólo un 5,2% de los vacunados e infectados señalaron haber experimentado algún síntoma más allá de los 28 días, en comparación con el 11,4% del grupo de control, lo que indica que las probabilidades de padecer estos síntomas a largo plazo se redujeron en un 47%.

Recuerde inscribirse en Healthedly para encontrar las opciones de seguro adecuadas para usted.

Comentarios